Valleseco, la playa del pueblo

Santa Cruz dispondrá de una magnífica zona de baño y esparcimiento, dando satisfacción, además, a una vieja demanda de sus habitantes

Sin estar del todo de acuerdo con el refrán “nunca es tarde si la dicha llega”, no puedo dejar de expresar mi satisfacción por el avance que ha experimentado el proyecto para la regeneración del litoral de Valleseco. Tal es así que, si todo va como debiera, podremos licitar la obra durante este verano para que los trabajos comiencen sobre el terreno antes de final de año.

Ha sido una demora larga, en ocasiones desesperante, pero ya tenemos muy cerca esa nueva playa del pueblo, ese nuevo espacio de ocio para las familias chicharreras y tinerfeñas a un paso del centro de la ciudad.

Es verdad que los plazos se han retrasado y que la megaestructura burocrática asociada a los planeamientos urbanísticos –especialmente cuando participan del mismo expediente varias administraciones– sobrepasa lo admisible. Sería conveniente abrir un debate social y político para repensar el sistema de tramitación y aprobación de los planes, de modo que éstos respondan a las necesidades reales de la población en los plazos para los que fueron diseñados. Porque ahora mismo es muy frecuente que los planes, cuando por fin entran en vigor, estén ya obsoletos.

Sea como fuere, el caso es que ya vemos la luz al final del túnel y Santa Cruz dispondrá de una magnífica zona de baño y esparcimiento, dando satisfacción, además, a una vieja demanda de los habitantes del pueblo de Valleseco.

Personalmente, conozco desde muy niño esa playa –no en vano allí aprendí a nadar– y sé del cariño y el valor sentimental que tiene para todos los que nos criamos allí y para otros muchos chicharreros aquel entrañable rincón de nuestro litoral.

Con la reciente aprobación del Plan Especial y la ejecución del proyecto diseñado por el estudio de arquitectura Casariego y Guerra, Valleseco y Santa Cruz habrán ganado una nueva batalla en su aspiración de recuperar el contacto directo de la ciudadanía con el mar. No olvidemos que este proyecto entronca con el objetivo estratégico del Ayuntamiento en esta materia, al que también contribuirá decisivamente el enlace Puerto-Ciudad en la zona de la Plaza de España.

En ese sentido, seguimos dando pasos firmes para la transformación de la ciudad, no solo en su fachada marítima, sino también tierra adentro, con proyectos tan ambiciosos como “Santa Cruz Verde 2030” en los terrenos que ocupa actualmente la Refinería.

Volviendo al caso concreto de Valleseco y antes de iniciar la obra de la zona denominada de charcos, este mismo verano transferiremos 250.000 euros la Autoridad Portuaria para que, como institución competente en el ámbito, acometa trabajos de acondicionamiento en lo que conocemos como el “Bloque”.

Todas estas actuaciones, junto al mantenimiento del Centro Insular de Deportes Marinos de Tenerife –del que me honra haber contribuido a su creación en mi etapa como consejero del Cabildo– cambiarán sustancialmente el aspecto de esta parte de nuestro litoral, poniéndolo al servicio de todos, para su mayor y mejor disfrute.