Se avala el proyecto de Museo de Santa Cruz en el Palacio de Carta

Dispone una ocupación de espacios que respeta el rescate patrimonial en curso y una presentación de contenidos literarios, gráficos, multimedia e interactivos de gran atractivo, explicó el alcalde

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife conoció hoy en detalle el proyecto de creación del primer Museo de Historia de la Ciudad, cuyo presupuesto asciende a 0,7 millones de euros y que representa la oferta cultural estrella en el proceso en marcha de rehabilitación del emblemático Palacio de Carta de la capital tinerfeña.

El proyecto museográfico fue valorado por el equipo de gobierno, a propuesta del área de patrimonio Municipal y obra de la sociedad Divulgación Inmersiva, que dispone una ocupación de espacios en la edificación que respeta el rescate patrimonial en curso y una presentación de contenidos literarios, gráficos, multimedia e interactivos de gran atractivo, según explicó hoy el alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúez, al término de la sesión.

El futuro Museo de Santa Cruz aspira a ser un referente cultural para el propio municipio y para todos aquellos visitantes que se acerquen a la ciudad. En el Museo se mostrarán, a través de un viaje por la historia, los hechos más relevantes acaecidos desde la fundación de la ciudad, en 1494, hasta nuestros días.

La distribución de espacios proyectada presenta una sala interactiva en la planta baja, donde distintos videos y aplicaciones introducirán al visitante en diferentes aspectos y características de la historia y los símbolos de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

Se pretenden tratar aspectos como el antiguo Santa Cruz, a través de viejas imágenes; diversas rutas turísticas de contenido histórico y cultural; dar a conocer los recursos turísticos más importantes del municipio; una zona de realidad virtual y, por último, un  quiosco inmersivo en360º donde poder visualizar la ciudad.

En concreto, este espacio central de la sala estará ocupado por asientos destinados como puntos de realidad virtual, desde donde se podrá acceder a diversas experiencias inmersivas con el fin de mostrar cuatro recursos centrados en aspectos turísticos o emblemáticos de la ciudad como son: el Carnaval, la Recreación de La Gesta, las Cruces de Mayo y la embarcación de la Virgen del Carmen. Por su parte, el quiosco estará dedicado a un recorrido virtual por los puntos más importantes de Santa Cruz en 360 grados, para ello se seleccionarán 15 puntos o zonas de la ciudad que destaquen por su historia, el urbanismo o por otros aspectos reseñables.

El patio central del Palacio de Carta acogerá una zona de descanso con paneles explicativos, mientras que la planta se completará con un espacio de recepción, una tienda y la exhibición del cañón Tigre, una pieza de artillería unida íntimamente a la identidad de Santa Cruz.

El patio secundario se aprovechará para poner en valor el propio edificio, con un relato pormenorizado del origen del Palacio, su construcción, evolución, así como con los fines y las sedes que ha albergado a lo largo del tiempo.

En la entreplanta, el Museo remontará su crónica al mundo aborigen, antes al siglo XV, dando cuenta de la sociedad guanche que habitaba el Menceyato de Anaga y que englobaría gran parte de lo que es hoy el municipio de Santa Cruz.

A través de distintas salas, continuaremos el viaje al periodo fundacional del núcleo humano tras la conquista castellana, su evolución y crecimiento a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII, hasta alcanzar el XIX cuando Santa Cruz adquirió un protagonismo político y social en la isla y en el archipiélago que desde entonces jamás ha abandonado.

Finalmente, la gira histórica llegará a la etapa contemporánea, desde comienzos del siglo XX hasta nuestros días.

Desde una óptica sectorial, el turismo tendrá un espacio singular, que dará testimonio de una relación nacida ya en el siglo XIX y que no ha dejado de enriquecerse hasta la actualidad.

El conjunto museístico dispondrá de un salón de actos debidamente equipado para programar actividades, conferencias o talleres y con un aforo máximo de 40 plazas. A su lado se encontrarán dos salas independientes destinadas a acoger exposiciones temporales.

Por último es destacable la previsión de que el reloj original del Palacio de Carta, en buen  estado y localizado en su emplazamiento original, se integre como elemento expositivo acompañado de una descripción de su historia y sus características.