El Ayuntamiento adjudica las obras del nuevo velatorio de Taganana

La Corporación invertirá 367.000 euros en unos trabajos que durarán ocho meses e incluyen también mejoras en las dependencias de la AAVV

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, presidida por el alcalde, José Manuel Bermúdez, adjudicó hoy el contrato de las obras para el nuevo velatorio de Taganana a la empresa Fachadas DIMUROL S.L., por un importe de 367.000 euros y un plazo de ejecución de ocho meses.

Los trabajos se desarrollarán en el inmueble que ocupa ahora mismo el consultorio médico y la sede de la Asociación de Vecinos, que también verán mejoradas sus instalaciones, gracias a un proyecto consensuado en todos sus términos con los residentes del pueblo.

Al término de la sesión, Bermúdez recordó las diversas reuniones mantenidas con los vecinos durante el desarrollo del expediente, al objeto de ajustar las obras a sus necesidades.

El alcalde indicó que esta actuación es similar a la que ya se ha ejecutado en El Tablero para la construcción de un nuevo velatorio, que además de dar cumplimiento a la nueva normativa en la materia, permite prestar este servicio en los núcleos más alejados del centro.

El sexto teniente de alcalde y concejal de Obras e Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez, explicó que el proyecto contempla la reordenación de los espacios del edificio, de modo que se compatibilice su  utilización como velatorio, además de conservar el consultorio médico y la sede de la Asociación de Vecinos.

El edificio cuenta con tres plantas y el proyecto se centra básicamente en la primera de ellas. La planta baja seguirá destinada a consultorio y la segunda, a la asociación vecinal.

Díaz-Estébanez insistió en que el velatorio cumplirá los nuevos requisitos que exige la normativa autonómica de sanidad mortuoria y que, en ese sentido, se delimitarán los espacios precisos: sala de preparación, zona de exposición del féretro, zona de estancia para familiares, zona de espera para el público y aseo.

La obra también contempla la modificación de las actuales escaleras de acceso a la primera planta y la habilitación de un ascensor apto para personas con movilidad reducida. Del mismo modo, el proyecto prevé también la actuación sobre las fachadas y carpintería para erradicar las humedades.