Mándame un whatsapp WhatsApp 667 91 32 33

Mi palabra como compromiso

JMB-compromiso

¿Por qué opto a la reelección? ¿Por qué quiero seguir siendo alcalde? Me lo pregunto y me lo preguntan. La respuesta es sencilla: Porque tengo intacta la ilusión del primer día, un conocimiento más certero de la realidad de Santa Cruz y fuerza renovada para completar mi proyecto de ciudad. Hace cuatro años, cuando accedí a la Alcaldía, tenía claro que el ejercicio al que me enfrentaba no era sencillo. Sabía las dificultades por las que pasaban muchísimas familias del municipio, igual que sucedía con tantos autónomos y pequeñas y medianas empresas. Intuía, además, que nuestro Consistorio tampoco atravesaba por su mejor momento, lo que venía a completar un horizonte tan complejo como intrincado.

En tales circunstancias, no cabía arrugarse, escurrir el bulto o tirar de agravios. Ni apelar al pasado ni buscar culpables externos. Se imponía dar la cara, trabajar y buscar soluciones. Así lo hemos hecho desde el primer día. Acompañando a las personas con más carencias, para facilitarles prestaciones básicas en su día a día, que tuvimos que triplicar respecto al período anterior. Activando un programa pionero de desayunos escolares, igual que el protocolo antidesahucios o la bolsa de vivienda en alquiler, haciéndole ver a las entidades financieras que pueden contribuir a la solución del problema. Gobernando ante una crisis mayúscula y sin precedentes, acrecentada por los recortes e incumplimientos del PP y su inacción para reavivar la economía.

Al tiempo que incrementábamos las partidas sociales, nos quedaba una gruesa tarea interna, consistente en sanear el Ayuntamiento, reducir la deuda municipal y desbloquear asuntos pendientes, de índole diversa, como la aprobación del Plan General de Ordenación (PGO) y el Plan Especial del Puerto o la firma del plan de inversiones comprometido por Emmasa. Asimismo, la ciudad adolecía de actividad en la calle, requería dinamismo para sacarla del marasmo, mediante la organización de citas periódicas en todos los campos (ocio, cultura, deporte…) Poco a poco, a base de echarle horas a la tarea, recorriendo el municipio de arriba abajo, en contacto con todos los sectores y desde el diálogo y la participación, nos hemos venido arriba.

¿Está todo hecho? ¿He visto cumplido mis objetivos? Ni mucho menos. Queda por hacer. Es verdad que la ciudad progresa. Hay mejores sensaciones, con datos que corroboran una franca tendencia de recuperación. En creación de empresas y puestos de trabajo, con más contratos y menos paro. Con más visitantes, con un alza en cruceristas, que mayormente se quedan aquí, más afluencia de turistas llegados del Norte y el Sur y una ocupación hotelera creciente. Todo ello repercute en la economía local. En el comercio, la hostelería, la restauración, el ocio… Santa Cruz vuelve a ser una capital de oportunidades, al tiempo que su Ayuntamiento ha rebajado su deuda, debe menos a los bancos, reduce impuestos y vuelve a disponer de recursos para invertir en la ciudad.

Comprendo el afán de quienes mascan la derrota por describir una situación tan negra como irreal. Entiendo la desesperación por recuperar en un mes la ausencia de cuatro años, prometiendo lo mismo y lo contrario. Intuyo que todo eso justifica algún doblete en forma de puente de plata. Allá cada cual con sus maneras. En mi caso, al frente de un equipo renovado y representativo de todos los sectores, lo que quiero es terminar de poner a Santa Cruz en la línea del progreso. Hacerla crecer en calidad de vida, volcado con las personas y centrado en la reactivación económica y la creación de empleo, con un desafío claro por la recuperación del litoral y el fortalecimiento equilibrado de sus más de 80 barrios.

No tengo más patrimonio que mi palabra, que reúne experiencia, compromiso, ánimo e ilusión para cumplir esos propósitos. Con ese bagaje apelo a tu confianza.

José Manuel Bermúdez Esparza
Alcalde de Santa Cruz de Tenerife