Mándame un whatsapp WhatsApp 667 91 32 33

El sentir de Santa Cruz

Cruz

Santa Cruz de Tenerife se exhibe en mayo con sus mejores galas. El estallido de la primavera y la celebración de sus fiestas fundacionales acentúan su mejor gesto, ese semblante amable y optimista, fresco y radiante, tan propio de los pueblos marineros. Basta con salir a la calle y pasear hacia el parque García Sanabria, transitar la Rambla o aproximarse a la plaza del Príncipe, por citar algunos rincones característicos, para apreciar ese ambiente tan singular del momento. Porque la conmemoración de la fecha fundacional del municipio, igual que el encuentro con la cruz, aviva la alegre sencillez de la sociedad chicharrera, que participa de lleno en la recreación de sus costumbres y tradiciones.

Atendiendo la sugerencia realizada por Rafael Zurita, durante la lectura del pregón de este año, tan documentada como apasionada, los chicharreros deberíamos efectuar un recorrido por Santa Cruz como si fuéramos turistas. Con ojos de visitante. Sin duda, se trata de una buena manera de vencer la rutina, abandonar por un momento lo cotidiano y disfrutar de la ciudad como lo hace quien llega por primera vez. Que cada día son más personas, al consolidarse nuestra capital como el segundo destino más demandado por quienes eligen la Isla para disfrutar de sus vacaciones, solo superado por el Parque Nacional del Teide. Realmente son muchos y diversos los encantos que reúne este paraje luminoso que nos ha tocado salvaguardar.

Ese cometido, la protección y el cuidado de la ciudad, es una tarea que nos incumbe a todos. Ninguna capital del mundo puede contar con una legión de empleados suficiente como para garantizar el perfecto estado de limpieza y conservación de calles y avenidas, paseos y plazas, parques y jardines, monumentos y mobiliario. A partir del trabajo concienzudo de sus servicios de conservación y mantenimiento, somos el común de los vecinos quienes debemos ocuparnos de reforzar dicha tarea con nuestra actitud cívica y responsable. De hecho, es lo que hace la mayor parte, por sensibilidad, orgullo, educación y responsabilidad. Así nos lo inculcaron nuestros padres y así tratamos de instruir a nuestros niños y jóvenes. Y solo así se quiere a Santa Cruz.

Sucede lo mismo en cuanto al conocimiento de nuestro pasado y la pervivencia de las tradiciones, esa memoria viva de la ciudad que hoy conservamos fruto del compromiso de generaciones de chicharreros. Porque, como también señaló el pregonero en el pórtico de las fiestas, “la historia dice que lo que ha conseguido Santa Cruz ha sido gracias a su esfuerzo, paso a paso”. Así podemos proclamarlo hoy, en esta fecha tan señalada del 3 de Mayo, dentro de una conmemoración en la que tratamos de aunar el fortalecimiento de sus señas de identidad, que hacen de Santa Cruz una ciudad con personalidad propia, con el disfrute de una programación llena de citas con la cultura, el folclore, la naturaleza, el deporte, el recreo y el ocio.

Con todo, nuestra riqueza cultural descansa en la diversidad. Basta con seguir en este día la senda de las cruces, enramadas y multicolores por toda la geografía municipal, para comprender su verdadera naturaleza. Santa Cruz sería una localidad cualquiera, un municipio sin personalidad, de no vertebrarse en torno a sus diferentes pueblos y barrios. Son estos núcleos, todas estas comunidades, los que nos otorgan grandeza y nos hacen diferente. Santa Cruz es diversa y la suma de sus singularidades le da carácter. Todos tenemos que poner de nuestra parte para conservar este distintivo. Sin renunciar al progreso, ninguna globalización puede apartarnos del propósito de conservar lo más profundo que tenemos, todo aquello que heredamos de nuestros antepasados y que da sentido a la Ciudad.

¡Feliz Día de la Cruz! ¡Feliz 3 de Mayo!

José Manuel Bermúdez Esparza

Alcalde de Santa Cruz de Tenerife